Mitos y realidades de la fauna mexicana

ACTUALIDAD

Imagen propiedad de www.vamosabucear.com

Tortugas en peligro por los mitos de las propiedades de sus huevos

Mercados, puestos callejeros e incluso restaurantes ofrecen clandestinamente los huevos y la carne de tortuga, cuyo tráfico con fines comerciales está penado en México como delito grave desde 2002. Los poderes atribuidos a los huevos de tortuga "son un falso mito urbano sin ninguna base científica", señaló Luis Fueyo, director de Inspección de Recursos Marinos de la Profepa. El consumo de este producto data de hace más de mil años cuando era parte de la dieta alimenticia de los indígenas Zapotecas y de otras etnias, que no les otorgaron poderes extraordinarios, más allá de los meramente nutritivos. En las costas mexicanas están contabilizadas 144 playas en las que anidan seis variedades de tortugas que, en un rito ancestral, regresan cada año al mismo lugar en el que vieron la luz por primera vez. Aunque en cada anidación puede haber más de cien huevos, se calcula que sólo una de cada mil tortugas que alcanzan las aguas llega a la edad adulta. Las playas del Estado de Oaxaca y de Guerrero, en el Pacífico, reciben cada año a casi un millón de tortugas de la especie golfina, la más común en México y de la que proceden el 90 por ciento de las anidaciones.


Patrullas contra el robo de huevos

Para frenar la comercialización de sus huevos, el gobierno mexicano estableció patrullas en las principales playas, que son vigiladas por medio millar de efectivos de la Profepa, de la AFI, de la Marina y de las policías locales.Este año diversas organizaciones civiles, como Wildcoast, el Fondo de Conservación de la Naturaleza y el Wallace Research Foundation, lanzaron una polémica campaña gráfica en la que una bella modelo en actitud provocativa asegura que "su hombre" no necesita los huevos de tortuga.


Mito del Cincuate

Imagen propiedad de www.alicantes.wordpress.com

Uno de los mitos más difundidos en todo México y en otros países es el que dice que ciertas serpientes se alimentan de leche. En Jalisco se le atribuye tal falsedad al cincuate o alicante (Pituophis deppei deppei). Se dice que maman de las vacas y señoras que estan lactando, que apialan a las vacas para que no se alejen o que le dan la cola al niño para que no llore mientras se alimentan de leche. Tal aseveración es completamente falsa, para poder mamar los mamíferos tenemos lengua y labios musculosos que se adaptan al pezón o ubre, la lengua de las serpientes es delgada y bífida, sus labios rígidos, por lo que no la pueden adaptar para mamar. Además tienen pequeños dientes agudos y fijos, los cuales lastimarían la ubre o pezón de la madre. Por otro lado, únicamente los mamíferos tenemos una enzima que se llama lactasa para digerir la leche, los reptiles no la producen y por lo tanto no pueden digerir ningún producto lácteo.”

Es de color amarillo con manchas oscuras y como otras víboras se alimenta casi exclusivamente de roedores. Además de en el sureste de Europa, es una serpiente muy común en Jalisco. Allí es también llamada cincuate (del nahuatl cin; maiz y coatl; serpiente). Su nombre científico es: Pituophis deppei deppei.

Imagen propiedad de www.prozoo.com/

Ajolotes en peligro de extinción

Debajo de las trajineras para turistas que surcan lo que queda de un gran lago azteca, vive una criatura que parece un pequeño monstruo acuático; con una cola viscosa, branquias que parecen plumas y una boca que parece emitir una snrisa extraña.

El Ajolote es una parte importante de la leyenda azteca y también de su dieta. Contra todos los pronósticos, sobrevive en la Ciudad de México moderna, en los canales contaminados del lago Xochimilco, donde, en el mejor estilo de Venecia, gondoleros mexicanos (trajineros), pasean a turistas en coloridos botes o "trajineras". Los científicos están tratando de salvar a este anfibio en peligro de extinción, víctima del drenaje del lago en que habita y del deterioro de la calidad de su agua provocada por el ser humano.